SALUD REPRODUCTIVA FEMENINA

Salud reproductiva existe una vez que los individuos son capaces de tener una vida sexual responsable, exitosa y segura.

Una vez que poseen la función de reproducirse y la independencia de dictaminar si, en qué momento y con qué frecuencia realizarlo.

Implícito es en decir el derecho de los hombres y féminas de estar informados con en relación a, y a tener ingreso a, procedimientos de control de la fertilidad de su elección que sean:

  • Seguros
  • Efectivos,
  • Económicamente asequibles
  • Aceptables.

Así como el derecho de ingreso a servicios apropiados de atención en salud que van a permitir a las féminas pasar por el embarazo y parto de forma segura y que ofrecerán a las parejas la más grande posibilidad de tener un bebé sano.

Si hablamos de salud sexual y reproductiva, no tenemos la posibilidad de olvidar el valor de la (In)fertilidad

Debido a que puede actuar como un “agente moldeador” de nuestras propias experiencias, plenamente imprevisible que se debe abordar de forma empática y profesional.

Este “agente moldeador”

Que a nadie le agradaría conocer perjudicará a nuestra salud general ya que la infertilidad se considera una patología del sistema reproductivo) y a nuestra sexualidad (nuestras experiencias, vivencias e interrelaciones sexuales.